Como é belo futuro feminista

En septiembre pasado el equipo de Las Reinas Chulas Cabaret y Derechos Humanos A.C. se lanzó a Bahía, Brasil, para participar en el 13º Foro AWID titulado “Futuros Feministas: Construyendo poder colectivo de derechos y justicia.” El viaje nos tenía ansiosas pero impacientes, primero porque originalmente este foro se realizaría en mayo, pero por aquello del zika se pospuso. Luego, porque ir a Brasil siempre será emocionante, pero hacerlo para participar en un espacio de AWID (es decir Association for Women’s Rights in Development) que se realiza cada cuatro años y donde se reúnen un montón de feministas súper progres de todas partes del mundo sí da cosquilla, sobre todo porque estar en este foro implicó no sólo aprender, sino desaprender lo que creemos saber de memoria y escuchar, ver, vivir otras acciones, estrategias, posturas y compartir las propias.

No lo vamos a negar: obvio nos tomamos nuestras caipiriñas, pero solo después de haber trabajado de a montón. En la primera plenaria nos recibió una batucada feminista y seguimos con una conversación larga y tendida sobre nuestras realidades actuales. De ahí le entramos a las diferentes actividades: talleres, foro de jóvenes feministas, activismo sostenible para defensoras. El día dos nos presentamos en la segunda plenaria: “Experiencias de solidaridad, resistencia y creaciones disruptivas” donde presentamos un sketch cabaretero alrededor de la desigualdad que viven las mujeres, particularmente cuando son lesbianas, trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar, negras, indígenas, jóvenes…De ahí seguimos en otros conversatorios, pláticas, mesas de trabajo. El tercer día, junto con nuestra organización amiga Aireana participamos en el “Artivist Hub” organizado por Mama Cash, donde intercambiamos nuestras experiencias y nos pusimos a cantar sobre el ser lesbiana. Por último, llegamos al final del foro donde nuestra Santa Rita Bendita se hizo presente para recordarnos que el futuro será feminista o no será.

Conocimos el trabajo de un montón de activistas y organizaciones, compartimos experiencias con gente de Argentina, Brasil, Uganda, Nigeria, Reino Unido, Japón, España, y muchos lugares más; vimos un desfile de modas cuyas modelos fueron trabajadoras sexuales, conocimos al colectivo Fearless, mismo que nos hizo ver los grandes aportes del artivismo al trabajo feminista, y reafirmamos nuestras alianzas con el movimiento latinoamericano. Fueron cuatro días intensos, de mucho discutir, plantear y accionar para lograr ese mundo tan anhelado donde las mujeres vivimos felices y en paz.