Panorama LGBTI en América Latina

*Este texto no es tan optimista

Cuesta creer que en pleno 2016 hayamos visto el “Sí” al Brexit, el “No” al tratado de paz en Colombia, el “Sí” a Donald Trump en Estados Unidos y el “No” al Matrimonio Igualitario en la Cámara de Diputados de nuestro país, el cual tuvo como precedente, entre otras cosas, una de las marchas más raras-chafas-irreales (¿?) que hayamos visto en el país (esa, la de un frente por quiénsabecual familia).

Tristemente, respecto a derechos humanos para las poblaciones LGBTI la situación en los países latinoamericanos no es más alentadora. Hace unos días, integrantes de la ILGALAC (la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe) se reunieron en el Senado de la República en un conversatorio sobre Fundamentalismos y Derechos LGBTI, donde también estuvieron presentes representantes de instituciones gubernamentales como CENSIDA, CONAPRED y el INJUVE CDMX. Todo era risas y diversión… (ok, no tanto, pero estaba todo normal) hasta que lxs invitadxs de distintos países comenzaron a hablar sobre la situación actual de cada país respecto a la discriminación y violencia vividas.

Ahora, no queremos arruinarles el día con los siguientes datos, pero consideramos muy importante compartir la información para entonces accionar. Ahí les va:

– En Argentina, el gobierno acaba de proponer la desaparición de agencias especializadas en trata de personas, violencia estructural, etc.

– En Ecuador hay muchas clínicas que ofrecen terapias de conversión (auspiciadas mayormente por la iglesia evangélica).

– En Colombia, un pastor publicó hace algunos días una columna en un portal de gran alcance donde dice “No cederá (la iglesia) ante lo que buscan las comunidades LGBTI, las feministas, los evolucionistas, los ambientalistas y demás grupos”.

– En Brasil, los líderes de las iglesias son diputados pastores, senadores sacerdotes. Cada 36 horas una persona LGBTI es asesinada por crimen de odio. Hay una campaña en TV donde una mujer dice: “Yo fui violada, pero aún así no aborté”.

– En Latinoamérica hay 11 países que condenan / criminalizan las orientaciones sexuales e identidades.

Y ya le vamos a parar porque sí está de terror. Los discursos de odio y los fundamentalismos no aportan nada a la construcción de una sociedad feliz para tooodeees. Seguiremos trabajando mientras esto sucede. Por ahora, nuestra directora se lanzará a la Conferencia Mundial de ILGA 2016. Ya les contaremos cómo le fue.

*Cabaretip:

El matrimonio entre personas del mismo sexo se puede ejercer libremente en 11 estados de la República Mexicana. En los otros puede ejercerse siempre y cuando las parejas se amparen previamente.

nota4-2